BONITO DEL NORTE

Bonito del Norte es el que sobrepasa los 4 kilos de peso y es capturado en el Cantábrico, de uno en uno sin redes y con artes de pesca tradicionales para que el pez no sufra y ofrezca una mayor calidad de su carne.

Su textura y  sabor son  incomparables y es capturado por barcos del País Vasco mediante la modalidad de pesca tradicional de cebo vivo que consiste en el uso de caña y anzuelo con cebo vivo y cacea.  La duración de la pesca es de entre 15 y 20 días.

El bonito del norte vive durante el invierno en las aguas próximas a las Azores y se desplaza a finales de la primavera (mayo o junio) al mar Cantábrico. Es durante estas migraciones cuando se inicia la campaña del bonito, llamada costera, que acaba generalmente en septiembre.

Posee un cuerpo esbelto, alargado, comprimido y de forma hidrodinámica. Se caracteriza por su boca grande, dientes cónicos y pequeños y sus ojos grandes y redondos.

 

Su color es  azul plateado teniendo en el vientre reflejos irisados. Presenta en la parte del dorso de 7 a 10 bandas longitudinales.

 

Se alimenta de peces que nadan en aguas superficiales como: sardinas, anchoas o chicharros a los que ataca en grupo.

Puede medir entre 30 y 50 cm y pesar más de 4 kg.

LA PESCA DEL BONITO DEL NORTE

Pesca con cebo vivo:

Es un tipo de pesca tradicional y artesanal. Apenas ha sido modificado el sistema de pesca desde sus inicios, sin tener en cuenta el lógico avance tecnológico de las embarcaciones.

Este es el caso de muchos de los barcos que pescan hoy en día en el mar Cantábrico durante la costera del bonito del norte, entre los meses de Julio y Octubre.

La pesca de túnidos con cebo vivo requiere de un número elevado de tripulantes, entorno a 15-16, para las labores del manejo de las cañas, izado del pescado a bordo y reposición del cebo. Estos barcos, están dotados de viveros en los que mantienen vivo el cebo (normalmente anchoa ó pelicato) que luego van a emplear en la pesca del bonito.

Una vez detectado el cardumen de bonito, los pescadores, caña en mano, ponen el cebo vivo en la punta del anzuelo y lo lanzan al mar. El bonito, un depredador por naturaleza, traga el cebo vivo con el anzuelo y el pescador lo levanta al barco, uno a uno.

Es un tipo de pesca muy selectivo y respetuoso con el medio ambiente, en el que apenas hay descartes de pescado.

Pesca a la cacea:

Es, también, un tipo de pesca artesanal. En este caso se sustituye el cebo vivo por otro tipo de señuelos artificiales (pulpos, rapala, etc.).

Estos barcos, normalmente más pequeños que los anteriores, llevan una dotación de 5 a 6 tripulantes.

A diferencia del caso anterior, en el que el barco está parado, en este caso el barco está en marcha (a razón de 3 – 6 nudos), simulando que el cebo artificial se mueve, lo que atrae al bonito que pica y es capturado.

Al igual que el caso anterior es un sistema de pesca selectivo.